Hola, me llamo Joan Martínez y te doy la bienvenida a este espacio virtual
que espero no te defraude.

Soy sacerdote católico, 
me dedico a la filosofía y, a ratos, hago de poeta.
Pero ya desde ahora me gustaría ser tu amigo.

Sin horizonte

Caminar sin horizonte




"Caminar sin horizonte" equivale, pues, a "caminar sin rumbo". Cuando esta parte -nuestro espíritu- deja de mirar a su final, a su plenitud, toda la tarea humana pierde sentido y se frustra el proyecto que cada uno significa según el querer de Dios. La felicidad no es nada al final del camino sino saber religar los pequeños hechos diarios con sentido, recorriendo cada paso del camino como parte de un argumento que le da coherencia y fuerza. En la fotografía he querido recoger la fuerza que aporta el hecho de que todas las líneas de nuestro tra¬yecto vital apunten en la misma dirección. A pesar de la niebla que se insinúa en el horizonte, éste man¬tiene su fuerza y seguridad en la medida que mantiene la dirección y estabilidad del rumbo que indican.






06/07/2018 09:00:00